10 jul. 2015

DIY Convierte tu bici en eléctrica tú mismo - Paso 5/5: Ultimando detalles: Frenado activo, Control de carga y legalidad

Este cable enrollado es mi freno ;)
Tras unos meses de uso de la bici motorizada a batería, os comentaré qué tal va. Por un lado sube bien las cuestas, y es una gozadapero las bajadas es otra cosa; en mi barrio tenemos pendientes de entre un 10 y un 14% de caída, y no frena suficientemente rápido.

Me he encontrado que su peso (alrededor de 30 kg) es un hándicap importante, y aunque el poner muchas baterías en cada celda aumenta la vida de las li-ion y su autonomía, a la hora de trasladarla (imposible subirla todos los días a un piso), o frenar, los frenos se resienten mucho (sobre todo a bajas velocidades cuando el freno-motor apenas actúa).

Por otro lado, podríamos usar el freno motor a tope y derivar esa energía a la batería, pero no se puede elevar demasiado la regeneración (el freno motor); por encima de 15 amperios (1,5C) las baterías sufren mucho por excesiva corriente (aunque no subamos de 4,2V por celda), degradándose mucho su vida útil, además el control Golden Motor es progresivo, en vez de proporcional (recupera y frena más cuanto mayor es la velocidad), por lo que nos podemos encontrar enviando unos dañinos 40A a las baterías si la cuesta es pronunciada y vamos rápido.
Otra opción es poner baterías de LiFePo4, mucho más potentes, pero de menos capacidad energética por kg, además de que su precio se dispara. Las A123 por ejemplo aceptan por cada una del tipo 26650 hasta 10A de recarga en contínua. Esta queda descartada de momento por precio y autonomía (aunque a la larga salen igual de rentables al admitir el doble de recargas).
Tras investigar, me encontré un interesante tema abierto sobre usar una resistencia como potente freno motor (qué gran pozo de sabiduría sobre bicis eléctricas es Endless Sphere), y la verdad es que funciona de maravilla:

Ejemplo de resistencia en una bici de un amigo de Endless