11 jun. 2010

Esperanza

Me atrapas, me envuelves, entre tus alas blancas.
Todo en tí es suave, puro y aterciopelado como alas de mariposa.

No hago más que pensar en el momento,
en que me vuelvas a recoger en tu lecho,
caliente, sedoso, suave, único.